Condiciones inflamatorias

La inflamación es una reacción normal del cuerpo a una lesión o infección. Enrojecimiento, hinchazón, ardor, así como dolores y molestias son síntomas comunes de una respuesta inflamatoria, en cualquier parte del cuerpo en donde se produzca.

 

La inflamación es un proceso químico complejo que involucra células del sistema inmune, las células sanguíneas y las sustancias químicas de señalización que se coordinan entre sí para curar el tejido dañado, así como para destruir cualquier bacteria invasora y/o organismos nocivos.

 

La inflamación es un proceso muy necesario en el cuerpo. Sin embargo, hay un riesgo, cuando la inflamación no es capaz de desactivarse, se prolonga y se sale de control. En esta situación, el sistema inmunológico daña los tejidos afectados propinando la activación de productos químicos creando un circuito de retroalimentación que se sale de control.

 

Cuando la inflamación se prolonga y es difícil de desactivar, se le nombra inflamación crónica.

 

La inflamación crónica aumenta el riesgo de desarrollar un gran número de condiciones médicas graves, como el síndrome del intestino irritable, psoriasis, artritis reumatoide, enfermedad de Alzheimer, enfermedad cardíaca, enfermedad inflamatoria del intestino, y muchos otros trastornos autoinmunes e inflamatorias.

 

A pesar de que se ha negado que la inflamación crónica puede causar realmente la enfermedad, hay una enorme cantidad de investigaciones que muestran una correlación entre la inflamación y las enfermedades crónicas, incluyendo el cáncer.

 

Pregunta frecuentes:

 

¿Cómo influye la inflamación en la salud?

Se ha demostrado que la inflamación crónica prolongada aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades graves que incluyen la artritis reumatoide, la enfermedad de Alzheimer, enfermedades del corazón y el cáncer. Además de muchos trastornos autoinmunes que se definen por las grandes cantidades de inflamación presentes en diversos órganos y tejidos.

 

¿Qué causa la inflamación?

 

Casi cualquier lesión o infección provoca una reacción inflamatoria en personas con un sistema inmunológico normal, pero la inflamación también puede ser provocada por alergias a los alimentos y las toxinas como los metales pesados, pesticidas, productos petroquímicos, y otras sustancias peligrosas que se encuentran en nuestros alimentos y entorno. La inflamación también puede provenir de infecciones en el tracto intestinal de las bacterias, parásitos y hongos.

 

Si la inflamación es necesaria para curar infección y otras condiciones del organismo, ¿porqué se le considera algo negativo?

 

Sólo es perjudicial para el cuerpo si se vuelve crónica, lo que significa que toma mucho más tiempo de lo necesario para desaparecer o no desaparece del todo.

 

¿Cómo me deshago de la inflamación?

 

Con medicina natural el tratamiento para deshacerse de una inflamación crónica, es un proceso muy individualizado. Cada persona tiene disparadores únicos que deben ser eliminados, ya sea en su dieta o en el medio ambiente. El nivel de sensibilidad de los agentes inflamatorios también varían de persona a persona. Aunque mucha gente pueden compartir factores y hay causas universales de la inflamación, la única manera de eliminarla de manera efectiva es descubrir los factores disparadores de inflación de cada persona y eliminarlos.

 

Resumen

 

Descubrir y eliminar las fuentes de inflamación crónica en el cuerpo es un método ampliamente reconocido para reducir en gran medida no sólo los síntomas, sino también generar una protección preventiva contra el desarrollo de enfermedades graves.

 

Debido a los factores disparadores de cada persona, se requiere de una estrecha orientación y de la consulta de un profesional cualificado que comprenda la condición de la inflamación crónica y que sea capaz de diseñar un plan personificado y eficaz para eliminar la inflamación.